Text Size

LA CASA QUE VIENE

Desde comienzos del nuevo milenio se nos plantea la necesidad de encontrar nuevas formas de construir.

Y el desafío agudizó el ingenio, que hizo que hoy podamos hacer, a través de la robótica, casas que antes eran inimaginables.

El cuidado del medioambiente nos pone además ante la certeza de que en un tiempo muy cercano los ladrillos (tanto de barro cocido, como cerámicos) no se van a poder fabricar más, porque la capa de humus de tierra no se va a poder extraer.

Las cavas en las montañas para sacar arcilla o cemento a cielo abierto también pasarán a ser cosa del pasado.

Las alternativas más cercanas pasaron a ser los sistemas que toman los elementos hechos en serie y definen un sistema constructivo de igual calidad, llamado Steel Framing, que para una casa de 55 metros cuadrados de dos dormitorios más cochera tendría un costo de alrededor de $1.250.000 (cantidad que, al medir la calidad de la construcción, entendemos muy atinada y atractiva).Ahora bien, a pesar de que  los criterios de análisis de calidad de las construcciones con este sistema están mejorando,  existe en nuestra sociedad una suerte de ADN que viene de muchos años atrás, que hace que sean miradas con cierto recelo.

En Europa y Estados Unidos ya casi todo se construye de esta manera, con excepcionales resultados y costos más bajos.

Los tiempos de construcción se acortan y los elementos constructivos industriales de serie pasan a ser “el alma” de estos sistemas, haciendo que el desperdicio y la previsión de materiales a utilizar sean exactos (y eso es uno de los aspectos centrales para que el costo de la obra sea ostensiblemente menor).

Ya es “un sistema tradicional”

En base a todo ello, hemos profundizado: inicialmente, recordaremos que luego de años de trabajo y esfuerzo, el sistema Steel Framing ha sido declarado por la Secretaría de Vivienda y Hábitat dependiente del Ministerio del Interior, Obras Públicas y Vivienda de la Nación como un sistema constructivo “tradicional”, a través de la Resolución 5-E del 30/01/2018 y anexos, publicados en el Boletín Oficial.

A partir de esta nueva condición, ya no será necesario el requerimiento del Certificado de Aptitud Técnica (CAT) para la presentación de proyectos, tanto para obra pública como privada, en municipios, barrios cerrados, bancos, Institutos Provinciales de Vivienda, y demás organismos que hasta ahora lo solicitaban para aprobar obras.

En segundo lugar, señalaremos que a partir de ello las Net House ya se encuentran homologadas también ante el mencionado organismo nacional y el provincial correspondientes.

FUENTE: El Diario Córdoba

Share
seguinos
BannerExpoReal
 

Patrocinios

COMPROMISO AMBIENTAL

Con el objetivo de concientizar y promover la construcción sustentable en Argentina, la CEDU desarrolla el área de Compromiso Ambiental en la institución, a través de la difusión de prácticas relacionadas con el cuidado y protección del medio ambiente.

RESPONSABILIDAD
SOCIALlinea

La CEDU desarrolla su Programa de Responsabilidad Social Empresaria con el objeto de gestionar una solución a las carencias de habitabilidad en escuelas y facilitar la accesibilidad a programas de capacitación educativa.

Leer más